What will you do now?

This coming August 14th I will celebrate ten years of full-time mission work in Latin America. Almost ten years ago, at age twenty-two, I was met at the airport outside of Caracas, Venezuela by fellow missionaries. I spent that night inside my very first apartment in Latin America. With a suitcase full of clothes, several books, a few things to remind me of friends and family, I began organizing my new life.

IMG_3071

Anaco, Anzoátegui, Venezuela

So much has happened in the past ten years: I’ve witnessed new births into God’s Kingdom. I’ve helped establish new congregations. I’ve sung at weddings, funerals, and helped expecting parents choose names for their children. I’ve run from armed gunmen and I’ve run into the arms of newfound family and friends. I’ve grown. I’ve cried. I’ve sweat and I’ve suffered.

 

So now what? People ask me, “What will you do now?” To ask, “What will you do now?” is a haunting question in our postmodern, liquid society. Very few people keep a job for very long anymore and many people move around fairly regularly. We expect new seasons in life to bring about important changes on many levels. So, What is my answer? What am I going to do? I would like to continue doing what I am doing now.

P1040141

Edo. Amazonas, Venezuela

My desire is to spend the coming years in Latin America as a missionary. This is not because I am somehow overly qualified for the job or never face uncertainties about my vocation. I recently discovered the following truth in a conversation with a friend while on furlough. Confession time. Here it is: I need to be a missionary.

 

Don’t get me wrong. I am not saying that the people of Latin America need me or that somehow the church would feel my absence. Quite the contrary, both friends and family in Latin America would do just fine without me. But I need to be a missionary because I need them – my Latin American friends and family.

IMG_2712

Parque los Chorros, Caracas, Venezuela

You see, mission work isn’t just about teaching – it’s also about learning. It’s not just about helping others, but being helped yourself. It’s about denying yourself certain privileges in order to walk alongside others. It’s about setting aside a part of your self to be transformed into someone different. Mission work changes you.

 

I would dare say that I’ve learned more about myself in the past ten years than I would have if I would have stayed in white, suburban America. Nevertheless, this self-knowledge would be entirely vain and egocentric were it not understood in light of my experience with the risen Lord.

 

You see, Latin Americans teach me about Jesus all the time. I’ve learned more about Jesus in dirty urban slums and in the Amazon than I did from a trip to the Holy Land. I come face to face with Jesus whenever I serve or am served by one of the “least of these”.

IMG_2917

Plaza Bolívar de Chacao, Miranda (East Caracas)

I don’t want to leave Latin America because there is so much more that I have to learn about Jesus. There is so much more that I have to learn about what it means to walk with Him on the asphalt, the dirt roads and through the high grass. I need to hurt, to struggle, to be alone, to be present, to laugh, to cry with my people because it is this pilgrimage together that teaches me who I truly am. It teaches me where I am going and to whom I am going.

 

I’m a missionary in Latin America because I need these people.

Jesús, poeta de la compasión

¡Qué hermoso tener un Padre que, para hacernos saber cuánto nos ama, nos cuenta historias que nos agarran desprevenidos, nos sorprenden y nos desarman – removiendo obstáculos que podrían llevarnos a negar su amor para nosotros!

 

Taller de liderazgo Cochabamba Bolivia

 

El Dios de Jesucristo nos enseña con cariño quién es el Dios de compasión en los cielos que quiere hacer su morada entre nosotros acá en la tierra. Jesús no vino enseñando doctrinas abstractas, vino proclamando el amor de Dios que desea cambiar hasta lo más imperceptible de nuestra existencia.

 

Esta semana pasada tuve la bendición de compartir con personas muy queridas en Cochabamba, Bolivia – hermanos y hermanas que a mí me reflejan el amor compasivo de Dios. Fue un tiempo de mucho aprendizaje para mí. Aprendimos juntos en pequeños grupos haciendo exégesis, lectio divina y a través de obras de arte que dibujan el significado de las parábolas. Doy muchas gracias a Dios por el tiempo compartido y por los desafíos que nos llaman a profundizar cada vez más en el misterio que es la vida en Cristo Jesús.

 

¡Qué Dios les siga bendiciendo grandemente para que sus vidas y sus ministerios sean formados por el Dios de compasión que Jesús revela en las parábolas!

Malala and the Dangers of Objectification

objectification

Syllabification: ob·jec·ti·fi·ca·tion
Pronunciation: /əbˌjektəfəˈkāSH(ə)n/

Definition of objectification in English:

noun

The action of degrading someone to the status of a mere object.

 


 

One of the greatest sins of today is the sin of objectification. A brief history lesson will tell us that objectification is a strategy that has been used to promote national and financial interests and even to promote senseless wars.

 

How does objectification work? Objectification: Ziauddin and Malala Yousafzai are Muslims from Afghanistan. They are uneducated, ignorant people who believe in a god that hates women and desires to end “life as we know it” in the U.S.

 

The truth: Ziauddin Yousafzai and Malala Yousafzai are Sunni Muslims from the Swat valley of Afghanistan. Ziauddin is a poet, school owner and an educational activist who speaks out against radical Islam and the terror caused by the Taliban in his native country. Malala spoke out against the Taliban and their decision to not let children attend schools. After receiving numerous threats, she was shot in the face along with two other friends on their way home from school. After a prolonged coma, she made an almost full recovery. She continues her educational activism fighting for human rights and especially for girls who desire to go to school. She won the Nobel Peace Prize on October 10, 2014.

 

Objectification obscures the truth. It reduces people to things. Men and women are often reduced to being simply “threats”. While some men and women represent threats to others – to suggest that an entire religion or people group represent a threat is to be poorly informed.

 

It might not be politically expedient to speak out against the objectification of our fellow human beings. But then again, following Jesus’ call to be peacemakers has not been politically expedient for His disciples throughout the last two-thousand years either.

 

In the last century, the Nazi party objectified the Jewish race when they proclaimed the Aryan race a superior one and the Jewish race to be inferior. Violence and aggressive action was much more easily dealt toward the Jewish people when they lost their status as first-class citizens.

 

In the New Testament, we see that Jesus rejected the idea that Jews should primarily see Samaritans as “half-breeds”. He gently informed the Samaritan woman in John 4 that soon Jews and Samaritans would soon worship together in spirit and truth.

 

When Jesus wanted to tell a piercing story about empty religiosity and hypocrisy, he made the “good guy” a Samaritan. The words “good Samaritan” never went together in the first century Jewish vocabulary before Jesus decided to challenge a common conviction of His day!

 

Jesus healed numerous men and women who had lost their status as such when they became demon-possessed, lame, deaf, blind, lepers and beggars. While many begged for money, others were forced to shout “unclean” at the first sign of others.

 

The Bible tells us that every man and woman on the planet today is the made in the image of God, endowed with the capacity to create, love, forgive and communicate with God and others. While many have chosen to turn their backs on God or to turn to false gods, this does not mean that we should treat them as animals – for they are not.

 

We must love our neighbors (Leviticus 19:18; Matthew 22:34-40 et.al.) and our enemies (Matthew 5:43-48) because they have been endowed by their Creator with a unique gift – His very image.

 

If Jesus were still telling parables today, I would not be surprised if today one would be called the Parable of the Good Muslim.

 

Check out a documentary about Malala and her father, Ziauddin Yousafzai:

 

 

Malala also wrote a book, I am Malala: The Girl Who Stood Up for Education and Was Shot by the Taliban.

Lecturas bíblicas para recibir a Jesús

Aquí compartimos una guía con lecturas bíblicas, reflexiones y oraciones para dar la bienvenida a Jesús a nuestros corazones y a nuestro mundo.

La palabra «adviento» viene del latín, «adventus» que significa «venida». Es un momento para reflexionar acerca de las tres venidas de Cristo: primero, su venida histórica, segundo, su venida continua a nuestros oscuros y heridos corazones y tercero, su esperada venida al fin de los tiempos en que traerá la sanación a las naciones.

Es hora de alegrarnos por la luz de la esperanza, la gracia y la verdad que Jesús ha traído. También es hora en que podemos lamentar que la oscuridad aún nos apremia por fuera y por adentro. Es hora de gemir con ansias hasta que venga Jesús a tomar su debido lugar entre nosotros. Anhelamos con ansias la hora cuando ya no habrán más enfermedades, opresión, soledad o desesperación. Cuando todo será como tiene que ser, cuando seremos semejantes a nuestro Señor y Salvador Jesús.

Durante el adviento, simplifiquemos nuestras vidas y estemos atentos a Dios mientras entramos en una profunda alegría y una quieta expectativa de la historia que Él mismo está escribiendo.

En la primera semana del adviento estaremos meditando sobre la venida de Jesús a nuestros corazones. Nuestras lecturas y oraciones se tratarán de preparar nuestros corazones para recibir el reino de Dios. En la segunda semana, estaremos explorando la naturaleza del reino. En la tercera semana, veremos quién es Jesús, el Mesías esperado. En la cuarta semana, meditaremos en la encarnación del Hijo de Dios. ¿Qué significa para nosotros que el Verbo se haya hecho carne y haya vivido entre nosotros?

Cada semana contiene una introducción al tema, algunos pasajes para leer y considerar y una oración. El objetivo de estas lecturas es dejar que la Palabra de Dios more en nuestras mentes y transforme nuestros corazones. Por lo tanto, la idea no es leer rápidamente ni tampoco tomar los textos como simple información. A través de una lectura cuidadosa y devocional, una lectio divina, podemos participar de la historia entretejida en el adviento.

Pueden descargar la guía a través del siguiente enlace:

Lecturas bíblicas para recibir a Jesús, el Cristo

La avaricia

Por más de cincuenta años Wendell Berry ha vivido en Kentucky y ha trabajado la tierra ahí junto con su esposa. Ha escrito más de cincuenta libros de poesía y ha recibido varios premios. Quería compartir con todos una poesía, una traducción propia de una de las poesías de su colección “Sabbath” del año 2008.

XIII

Por su propia lógica, la avaricia
finalmente destruye a sí misma,
como las hijas malvadas de Lear
aprendieron para su horror, así
nosotros estamos aprendiendo también.
Lo que construye la avaricia está construido
por la destrucción de los materiales
y vidas de las cuales fue construido.
Sólo los dolientes sobreviven.
Esta es la “destrucción creativa”
a los cuales los economistas conocedores
elevan su alabanza. Pero lo que se hace
por destrucción viene abajo por fin
al piso de un establo, una cama
de paja, y para aquellos con visión
luz en las tinieblas.

– Wendell Berry

 

Wendell-Berry

 

XIII

By its own logic, greed
finally destroys itself,
as Lear’s wicked daughters
learned to their horror, as
we are learning to our own.
What greed builds is built
by destruction of the materials
and lives of which it is built.
Only mourners survive.
This is the “creative destruction”
of which learnèd economists
speak in praise. But what is made
by destruction comes down at last
to a stable floor, a bed
of straw, and for those with sights
light in darkness.

– Wendell Berry

Wendell Berry. (2013). This Day: Sabbath Poems Collected and New 1979-2013. Berkeley: Counterpoint. p. 328.

Jesús, ¿el hombre más inteligente?

Cuando hablamos de los grandes pensadores de la humanidad, mencionamos a Platón, Sócrates, René Descartes entre otros. Al analizar cada caso, respetamos su capacidad no sólo para pensar, sino también para comunicar una idea o ideología. Son personas que han tomado tiempo para reflexionar, probar ideas y compartir sus conclusiones a través de la escritura.

Los grandes pensadores de la historia han formulado filosofías, otros han hecho importantes descubrimientos científicos, otros han orquestado sinfonías emocionantes. Cada uno se ha destacado por su inteligencia y su contribución para el bien de la humanidad.

Jesus teologia y filosofiaAhora, me pregunto, cuando mencionamos los grandes pensadores y maestros, ¿por qué muy pocas veces hablamos de Jesús? No hay duda que la mayoría de las personas admira sus enseñanzas éticas. Incluso, muchos que niegan su divinidad, llamándole mentiroso, dan un gran valor a la vida moral que promovía. Sin embargo, pocos afirman que Jesús fue un hombre inteligente.

Lamentablemente, en nuestra sociedad hoy en día, la inteligencia se entiende en parte como un rechazo a lo sobrenatural. Algunos dicen, «¿Cómo podemos nosotros, en una época de tecnología y ciencia, creer en un hombre que andaba sanando gente y que supuestamente se resucitó?» Nuestra sociedad señala a la inteligencia de las personas escépticas que afirman sólo lo que puede ser empíricamente comprobado. Hay que ver para creer.

Jesús pasó unos tres años de su ministerio señalando verdades espirituales y llamando a una vida diferente basada en una relación con su Padre. ¿Será por eso que el mundo no le estima? ¿Por eso la gente no le reconoce a Jesús como un ser inteligente?

El filósofo cristiano Dallas Willard escribe, «puede estar seguro que nada fundamental ha cambiado en nuestro conocimiento acerca de la última realidad y del ser humano desde el tiempo de Jesús.» Y no sólo eso, las enseñanzas de Jesús acerca del ser humano y la última realidad no tendrán coherencia con las filosofías que se propagan hoy en día – no por su antigüedad, sino por su naturaleza.

Jesús señala verdades espirituales. Jesús, sintonizado con el Padre, revela la verdad acerca de nuestra vida en este mundo. Willard continua diciendo, «nuestro compromiso con Jesús no puede apoyarse en otro fundamento que reconocer que él es quien conoce la verdad acerca de nuestras vidas y nuestro universo. No es posible creer a Jesús, ni a nadie más, en áreas en los cuales no le creemos competente. No podemos pedir su ayuda y confiar en su colaboración con nuestras vidas si sospechamos que sobrepasarán su conocimiento o sus habilidades.»

¿Podríamos creer a un Señor que nos parece poco listo? ¿Podríamos someternos a un Señor que está poco informado acerca de la realidad del universo? No podríamos tomar en serio a Jesús si no pensamos que realmente está bien informado de todo lo que sucede en nuestro mundo.

La Biblia dice que el mundo fue creado a través de Jesús y que por él todas las cosas subsisten (Colosenses 1:17). Pablo, en la misma epístola escribe que en Jesús están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (2:3).

Pensemos. Jesús supo transformar la estructura molecular para convertir agua en vino. Jesús supo multiplicar cinco panes y dos peces para alimentar más de cinco mil personas. No debería sorprendernos, que al ver estas cosas, la gente le querrían ponerle como rey de Israel.

Jesús supo sanar el cuerpo humano y hasta supo cómo revivir un muerto. Jesús supo cómo suspender la gravedad, interrumpir el clima y eliminar árboles que no daban fruto sólo con sus palabras.

En cuanto a la ética, nos ha dado un mayor entendimiento de la vida que ha influenciado el mundo más que cualquier otro. Su muerte no fue impuesta, él se entregó voluntariamente sabiendo que iba a resucitar de la muerte. Jesús dijo: «Entrego mi vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla» (Juan 10:17-18).

Todas estas cosas muestran que Jesús tuvo un dominio sobre toda faceta de la realidad: la física (la materia), la moral y la espiritual. Alguien que no puede reconocer el hecho que «Jesús fue el más inteligente», el más grande pensador, el mayor conocedor de la realidad, difícilmente podrá reconocer que «Jesús es Señor».

¡Jesús no sólo es simpático, es brillante! Él es el hombre más inteligente que jamás haya pisado la tierra. Jesús siempre fue, es y para siempre será (Apocalipsis 1:8). Siempre ha tenido la mejor información en cuanto a nuestra existencia aquí en la tierra. Sólo él tiene palabra de vida.

Fuente: Dallas Wilard. (1997). The Divine Conspiracy: Rediscovering Our Hidden Life in God. New York City: Harper Collins.

Para más información, véase:

Kreeft, Peter. (2009). Jesus: o maior filósofo que já existiu. Rio de Janeiro: Thomas Nelson Brasil.

Jesús: ¿El hombre más inteligente?

Cuando hablamos de los grandes pensadores de la humanidad, mencionamos a Platón, Sócrates, René Descartes entre otros. Al analizar cada caso, respetamos su capacidad no sólo para pensar, sino también para comunicar una idea o ideología. Son personas que han tomado tiempo para reflexionar, probar ideas y compartir sus conclusiones a través de la escritura.

 

Los grandes pensadores de la historia han formulado filosofías, otros han hallado importantes descubrimientos científicos otros han orquestado sinfonías emocionantes. Cada uno ha tenido su inteligencia y lo han sabido desarrollar para el bien de la humanidad.

 

Ahora me pregunto, cuando mencionamos los grandes pensadores y maestros, ¿por qué muy pocas veces hablamos de Jesús? No hay dudas que la mayoría de las personas admiran sus enseñanzas éticas. Incluso, muchos que niegan su divinidad, llamándole mentiroso, dan un gran valor a la vida moral que promovía. Sin embargo, pocos afirman que Jesús fue un hombre inteligente.

 

Lamentablemente, en nuestra sociedad hoy en día, la inteligencia se entiende en parte como un rechazo a lo sobrenatural. Algunos dicen, «¿Cómo podemos nosotros, en una época de tecnología y ciencia, creer en un hombre que andaba sanando gente y que supuestamente se resucitó?» Nuestra sociedad señala a la inteligencia de las personas escépticas que afirman sólo lo que puede ser empíricamente comprobado. Hay que verlo para creerlo.

 

Jesús pasó unos tres años de su ministerio señalando verdades espirituales y llamando a una vida diferente basada en una relación con su Padre. ¿Será por eso que el mundo no le estima? ¿Por eso la gente no le reconoce a Jesús como un ser inteligente?

 

El filósofo cristiano Dallas Willard escribe, «puede estar seguro que nada fundamental ha cambiado en nuestro conocimiento acerca de la última realidad y del ser humano desde el tiempo de Jesús.» Y no sólo eso, la enseñanzas de Jesús acerca del ser humano y la última realidad no tendrán coherencia con las filosofías que se propagan hoy en día – no por su antigüedad, sino por su naturaleza.

 

Jesús señala verdades espirituales. Jesús, sintonizado con el Padre revela la verdad acerca de nuestra vida en este mundo. Willard continua diciendo, «nuestro compromiso con Jesús no puede apoyarse en otro fundamento que reconocer que él es quien conoce la verdad acerca de nuestras vidas y nuestro universo. No es posible creer a Jesús, ni a nadie más, en áreas en los cuales no le creemos competente. No podemos pedir su ayuda y confiar en su colaboración con nuestras vidas si sospechamos que sobrepasarán su conocimiento o sus habilidades.»

 

¿Podríamos creer a un Señor que nos parece poco listo? ¿Podríamos someternos a un Señor que está poco informado acerca de la realidad del universo? No podríamos tomar en serio a Jesús si no pensábamos que realmente estuviera bien informado de todo, el ser más inteligente que jamás ha vivido.

 

La Biblia dice que el mundo fue creado a través de Jesús y que por él todas las cosas subsisten (Colosenses 1:17). Pablo escribe que en Jesús están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (Colosenses 2:3).

 

Pensemos. Jesús supo transformar la estructura molecular para convertir agua en vino. Jesús supo multiplicar cinco panes y dos peces para alimentar más de cinco mil personas. No debería sorprendernos que al ver estas cosas, la gente le querían poner como rey de Israel.

 

Jesús supo sanar el cuerpo humano y hasta supo como revivir un muerto. Jesús supo como suspender la gravedad, interrumpir el clima y eliminar árboles que no daban fruto sólo con sus palabras.

 

En cuanto a la ética, nos ha dado un mayor entendimiento de la vida que ha influenciado el mundo más que cualquier otro. Su muerte no fue impuesta, él se entregó voluntariamente sabiendo que iba a resucitar de la muerte. Jesús dijo: «Entrego mi vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla» (Juan 10:17-18).

 

Todas estas cosas muestran que Jesús tuvo un dominio sobre toda faceta de la realidad: la física, la moral y la espiritual. Alguien que no puede reconocer el hecho que «Jesús fue el más inteligente,» el más grande pensador, el mayor conocedor de la realidad, difícilmente podrá reconocer que «Jesús es Señor».

 

¡Jesús no sólo es simpático, es brillante! Él es el hombre más inteligente que haya pisado la tierra. Jesús siempre fue, es y para siempre será (Apocalipsis 1:8). Siempre ha tenido la mejor información en cuanto a nuestra existencia aquí en la tierra. Sólo él tiene palabra de vida.

Fuente: Dallas Wilard, The Divine Conspiracy: Rediscovering Our Hidden Life in God. New York City: Harper Collins, 1997.

Jesus, Our Rosetta Stone

Step back for a moment and contemplate God’s point of view. A spirit unbound by time and space, God had borrowed material objects now and then – a burning bush, a pillar of fire – to make an obvious point on planet Earth. Each time, God adopted the object in order to convey a message and then moved on. In Jesus, something new happened: God became one of the planet’s creatures, an event unparalleled, unheard-of, unique in the fullest sense of the word.

 

The God who fills the universe imploded to become a peasant baby who, like every infant who has ever lived, had to learn to walk and talk and dress himself. In the incarnation, God’s Son deliberately “handicapped” himself, exchanging omniscience for a brain that learned Aramaic phoneme y phoneme, omnipresence for two legs and an occasional donkey. Instead of overseeing a hundred billion galaxies at once, he looked out on a narrow alley in Nazareth, a pile of rocks in the Judean desert, or a crowded street of Jerusalem.

 

Because of Jesus we need never question God’s desire for intimacy. Does God really want close contact with us? Jesus gave up Heaven for it. In person he reestablished the original link between God and human beings, between seen and unseen worlds.

 

In a fine analogy, H. Richard Niehubr likened the revelation of God in Christ to the Rosetta stone. Before its discovery scholars could only guess at the meaning of Egyptian hieroglyphics. One unforgettable day they uncovered a dark stone that rendered the same text in three different languages. By comparing the translations side by side, they mastered hieroglyphics and could now see clearly into a world they had known only in a fog.

 

Niebuhr goes on to say that Jesus allows us to “reconstruct our faith.” We can trust God because we trust Jesus. If we doubt God, or find him incomprehensible, unknowable, the very best cure is to gaze steadily at Jesus, the Rosetta stone of faith.

Philip Yancey
Reaching for the Invisible God (135-39)

Jesús, nuestra piedra de Rosetta

Aléjese por un instante para contemplar el punto de vista de Dios. Como espíritu que no está atado al tiempo y al espacio, él ha tomado de vez en cuando objetos materiales – como una zarza ardiente o una columna de fuego – para hacer obvia su presencia en el planeta tierra. Cada una de esas veces, ha adoptado el objeto con el fin de presentar el mensaje, como el actor que se pone una máscara y después sigue adelante. En Jesús, sucedió algo nuevo: Dios se convirtió en una de las criaturas del planeta, suceso sin paralelo, inaudito, único en el sentido más pleno de la palabra.

 

El Dios que llena el universo hizo implosión para convertirse en un niño pobre que, como todos los niños que han vivido, tuvo que aprender a caminar, hablar y vestirse. En la Encarnación, el Hijo de Dios se «imposibilitó» a sí mismo deliberadamente, cambiando su omnisciencia por un cerebro que tuvo que aprender el arameo un fonema tras otro; su omnipresencia por dos piernas y un asno de vez en cuando; su omnipotencia por unos brazos lo suficientemente fuertes para aserrar madera, pero demasiado débiles para defenderse. En lugar de supervisar un centenar de miles de millones de galaxias al mismo tiempo, se tuvo que limitar a un estrecho callejón de Nazaret, un montón de piedras en el desierto de Judea o una atestada calle de Jerusalén.

 

Gracias a Jesús, ya no tenemos que volvernos a preguntar si es cierto que Dios quiere tener intimidad. ¿Quiere Dios realmente perder el contacto con nosotros? Jesús renunció el cielo para tenerlo. Él en persona restableció el enlace original entre Dios y los seres humanos; entre el mundo visible y el invisible.

 

En una excelente analogía, H. Richard Niebuhr compara la revelación de Dios en Cristo con la piedra de Rosetta. Antes de su descubrimiento, los egiptólogos solo podían tratar de adivinar el significado de los jeroglíficos. Un día inolvidable, descubrieron una piedra negra que presentaba el mismo texto en griego, en la escritura del pueblo egipcio y en jeroglíficos anteriormente imposibles de descifrar. A base de comparar las traducciones entre sí, llegaron a dominar los jeroglíficos y pudieron contemplar con claridad un mundo del que solo habían tenido un conocimiento nubloso. Niebuhr dice después que Jesús nos permite «reconstruir nuestra fe». Podemos confiar en Dios porque confiamos en Jesús. Si dudamos de Dios, o lo encontramos incomprensible, imposible de conocer, la mejor de todas las curas consiste en mirar fijamente a Jesús, la piedra Rosetta de la fe.

 

Philip Yancey

Alcanzando al Dios invisible (145-49)

La amistad íntima con Jesús

¿Qué te puede dar el mundo sin Jesús? Vivir sin Jesús es un duro infierno y estar con Jesús es un dulce paraíso. Si Jesús está en ti ningún enemigo te podrá dañar.

 

El que halla a Jesús encuentra un rico tesoro, el más precioso de todos, y el que pierde a Jesús pierde algo más excelente que todo el mundo. Muy pobre es el que vivir sin Jesús y riquísimo el que está con él.

 

Saber conversar con Jesús es un arte grande y saber poseerlo una gran sabiduría. Sé humilde y pacífico y Jesús estará contigo; sé devoto y tranquilo y Jesús permanecerá contigo.

 

Si te inclinas hacia las cosas exteriores [materiales], puedes alejar pronto de ti a Jesús, y si le destierras de ti y lo pierdes, ¿a quién irías? ¿A quién buscarás como amigo?

 

Sin amigo, no se puede vivir contento, y si Jesús no es tu amigo predilecto, estarás muy triste y desconsolado. Neciamente obras, pues, si confías y te alegras en cualquier cosa. Es preferible tener todo el mundo contrario que ofender a Jesús. Por lo tanto, entre todos los que aprecias, sea Jesús el que amas en modo especial.

 

Ama a todos por amor de Jesús, y a Jesús por sí mismo. Solamente a Jesús se le ha de amar en modo particular, porque es el único bueno y fiel entre todos los amigos.

 

Por él y en él debes amar a los amigos y a los enemigos, y rogar por todos para que todos lo conozcan y lo amen.

 

Nunca codicies ser particularmente alabado y ensalzado, porque eso sólo le pertenece a Dios, que no tiene semejante. Tampoco quieras ocupar el corazón de alguien o que alguno ocupe el tuyo. Que únicamente Jesús esté en ti y en todo hombre bueno.

 

Tomás de Kempis en La imitación de Cristo